Un gen de una hormona masculina podría ayudar a provocar el síndrome del ovario poliquístico

MIÉRCOLES, 1 de mayo de 2019 (HealthDay News) -- El síndrome del ovario poliquístico (SOP) es una causa común de infertilidad y diabetes tipo 2, pero se sabe poco sobre sus orígenes. Ahora, una nueva investigación sugiere que un gen implicado en la producción de una hormona masculina tiene un rol importante en el desarrollo del trastorno.

"Comenzamos a lograr avances sobre qué provoca al SOP. Es muy frustrante para las pacientes, porque se comprende muy poco", señaló la Dra. Andrea Dunaif, autora principal de un nuevo estudio sobre el síndrome.

"Como los médicos no saben qué causa el SOP, tratan los síntomas. Mediante la genética, comenzamos a comprender la afección, y quizá tengamos terapias específicas en un futuro no muy distante", aseguró Dunaif, jefa de la división de endocrinología, diabetes y enfermedades óseas de la Escuela de Medicina Icahn de Mount Sinai, en la ciudad de Nueva York.

El síndrome del ovario poliquístico es una de las afecciones endocrinas más comunes en las mujeres en edad fértil, y afecta a hasta un 15 por ciento de las mujeres premenopáusicas, apuntaron los investigadores. Provoca numerosos problemas, entre ellos ciclos menstruales irregulares, vello facial excesivo, acné, infertilidad, aumento de peso y diabetes tipo 2, según la Oficina para la Salud de la Mujer de EE. UU.

El estudio incluyó a 62 familias en que al menos una hija en edad reproductiva tenía el SOP. Los investigadores realizaron un análisis genético basado en la familia para ver cuáles genes podrían tener un rol en el SOP.

"En alrededor de un 50 por ciento de las familias, un gen importante para la regulación de la producción de la testosterona tenía variaciones genéticas poco comunes. Y la testosterona elevada es una anomalía clave observada en las mujeres con SOP", explicó Dunaif.

En el estudio, los investigadores también incluyeron la información genética de ambos padres y de cualquier hija que no tuviera SOP.

Se encontró una variante genética rara en un gen llamado DENND1A. Las variaciones específicas en el gen diferían de una familia a otra, dijo Dunaif. El gen ayuda a fomentar la producción de testosterona en los ovarios, y un exceso de testosterona es una de las anomalías hormonales observadas en el SOP.

Dunaif dijo que los investigadores intentan observar las variantes genéticas para averiguar cómo afectan a la función normal del gen. Una vez sepan cómo el gen está afectado, pueden comenzar a pensar en manipular al gen, explicó.

Esta variante genética podría ser un buen marcador para detectar al SOP pronto, sugirió Dunaif.

El Dr. Tomer Singer es director de endocrinología reproductiva e infertilidad en el Hospital Lenox Hill, en la ciudad de Nueva York.

"Este estudio es de verdad un paso en la dirección correcta. Sabíamos que había algún componente genético, porque con frecuencia el SOP se observa en familias, pero esta es de verdad la primera vez que hay una correlación con un gen específico", comentó Singer, que no participó en el estudio.

Y encontrar esta variante genética en tantas de las familias podría conducir al desarrollo de una prueba específica que permitiría a las mujeres recibir una prueba de detección a una edad temprana, aseguró Singer.

Saber que tienen SOP a una edad más temprana ofrecería opciones a las mujeres. Los anticonceptivos de dosis baja son un tratamiento para el SOP si la mujer no está intentando tener un bebé, añadió. Y algunas mujeres quizá deban congelar sus óvulos cuando son jóvenes si están preocupadas sobre una posible infertilidad debida al SOP más adelante.

Los hallazgos del estudio aparecen en la edición en línea del 30 de abril de la revista Journal of Clinical Endocrinology and Metabolism.

Más información

Para más información sobre el síndrome del ovario poliquístico, visite la Oficina para la Salud de la Mujer de EE. UU. (https://espanol.womenshealth.gov/a-z-topics/polycystic-ovary-syndrome )

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com (http://holadoctor.com )

© Derechos de autor 2019, HealthDay

logo

FUENTES: Andrea Dunaif, M.D., chief, Hilda and J. Lester Gabrilove division of endocrinology, diabetes and bone disease, Icahn School of Medicine at Mount Sinai, New York City; Tomer Singer, M.D., vice chairman, obstetrics and gynecology, director of reproductive endocrinology and infertility, and the residency program director, Lenox Hill Hospital, New York City; April 30, 2019, Journal of Clinical Endocrinology and Metabolism, online