Las tasas de insuficiencia cardiaca de EE. UU. están en aumento, sobre todo entre los adultos negros

LUNES, 6 de mayo de 2019 (HealthDay News) -- La mayoría de las personas se sienten aterradas ante la posibilidad de sufrir un ataque cardiaco, pero quizá también deban preocuparse sobre la insuficiencia cardiaca, sobre todo si son negras.

Tras años de declive y a pesar de los avances en el tratamiento, el riesgo de fallecer por causas relacionadas con la insuficiencia cardiaca comenzó a aumentar a partir de 2012, muestra una investigación reciente. Los hombres negros parecen verse particularmente afectados por esta problemática nueva tendencia, anotaron los autores del estudio.

"Estos hallazgos son realmente importante por dos motivos. El aumento general desde 2012 es una consecuencia que hemos visto de las crecientes epidemias de obesidad y diabetes", señaló la autora sénior del estudio, la Dra. Sadiya Khan, profesora asistente en el departamento de medicina y de medicina preventiva de la división de cardiología de la Facultad de Medicina Feinberg de la Universidad del Noroeste, en Chicago.

"El segundo motivo es el aumento en las muertes prematuras de personas menores de 65 años, en particular entre los hombres negros. Esta tendencia en la insuficiencia cardiaca es otra manifestación de la falta de tratamiento de la hipertensión [presión arterial alta]", planteó.

La insuficiencia cardiaca ocurre cuando el corazón tiene problemas para satisfacer las demandas que se le hacen. Una variedad de afecciones pueden debilitar al corazón y hacer que sea menos capaz de cumplir con su función, pero dos causas importantes de la insuficiencia cardiaca son la enfermedad cardiaca (la acumulación de placa en los vasos sanguíneos) y la hipertensión, según la Asociación Americana del Corazón (American Heart Association, AHA).

Según la Dra. Ileana Pina, vocera de la AHA, "el corazón trabaja muy arduamente contra unas 'tuberías' que están apretadas, y al final el corazón no aguanta la presión. El trabajo adicional a veces hace que el corazón se haga más grueso y se dilate [o agrande], y a veces el corazón solo se dilata".

La insuficiencia cardiaca es una enfermedad crónica y progresiva, afirmó Khan. Puede provocar la muerte de varias formas, pero más o menos la mitad de las muertes por insuficiencia cardiaca son por causas cardiovasculares, por ejemplo que el corazón se detenga de repente, un ataque cardiaco o un accidente cerebrovascular.

Unos 6 millones de estadounidenses sufren de insuficiencia cardiaca, anotaron los autores del estudio.

El estudio monitorizó las muertes relacionadas con la insuficiencia cardiaca de 1999 a 2017 en Estados Unidos.

En 1999, hubo casi 79 muertes por enfermedad cardiovascular debidas a la insuficiencia cardiaca por cada 100,000 personas. En 2012, ese cifra se había reducido a 54 muertes. En 2017, ese número había vuelto a subir, y fue de 59 muertes por insuficiencia cardiaca por cada 100,000 personas.

En 1999, los hombres negros tenían una tasa un 16 por ciento más alta de muertes por insuficiencia cardiaca, en comparación con los hombres blancos. En 2017, esa tasa fue un 43 por ciento más alta. Las tasas de las mujeres negras fueron un 35 y un 54 por ciento más altas en los mismos periodos, respectivamente.

Las diferencias fueron más significativas en las personas negras más jóvenes (de 35 a 64 años). Cuando los investigadores controlaron los datos según la edad, encontraron que las personas negras tenían un riesgo casi tres veces más alto de morir debido a la insuficiencia cardiaca.

Khan enfatizó que la prevención es esencial.

"Una vez se desarrolla insuficiencia cardiaca, la mortalidad sigue siendo del 50 por ciento a los cinco años", dijo.

El paso más importante de la prevención es controlar la presión arterial. "Sepa cuál es su presión arterial y asegúrese de que esté siendo bien gestionada y tratada", aconsejó.

Khan añadió que mantener un peso saludable, hacerse pruebas de la diabetes y dejar de fumar también son factores importantes para la prevención de la insuficiencia cardiaca.

Pina dijo que los hallazgos no la sorprendieron, y concurrió con Khan en que los pacientes deben revisar su presión arterial, y tratarla si es alta.

"La hipertensión sigue siendo un problema, a pesar del hecho de que tenemos unos fármacos maravilloso que funcionan y son baratos. Pero los pacientes no sienten la hipertensión. Por eso la llaman el asesino silencioso", lamentó Pina.

Los hallazgos se publicaron el 6 de mayo en la revista Journal of the American College of Cardiology.

Más información

Para más información sobre la insuficiencia cardiaca, visite la Asociación Americana del Corazón (https://medlineplus.gov/spanish/heartfailure.html ).

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com (http://holadoctor.com )

© Derechos de autor 2019, HealthDay

logo

FUENTES: Sadiya Khan, M.D, M.Sc., assistant professor, department of medicine and preventive medicine, division of cardiology, Northwestern University Feinberg School of Medicine, Chicago; Ileana Pina, M.D., American Heart Association spokesperson; professor, medicine, Wayne State University; regional and national director of heart failure, Detroit Medical Center Heart Hospital; May 6, 2019, Journal of the American College of Cardiology